Todas las formas de turismo rural o de aventura deben estar comprometidas con el medio ambiente, y asegurar a los viajeros no sólo una experiencia placentera, sino también demostrar una relación armónica con el entorno natural.

Tanto los diferentes tipos de alojamiento, como las actividades a realizar por los viajeros, deben estar siempre acordes con la normativa vigente en lo que hace al respeto del medio ambiente. Esto incluye el uso de la energía y los recursos no renovables como el agua, la eliminación de basura y residuos producto de la actividad humana, el respeto por la flora y la fauna autóctodownload-27na de la región, y un largo etcétera.

Actividades y deportes como el Paintball, por ejemplo, pueden ser muy dañinas si no se realizan de manera responsable. Ningún servicio de turismo rural debe pasar por alto estos cuidados, de modo que la actividad turística no impacte negativamente en el medio ambiente

Personal cualificado

También es importante que el personal a cargo sea nativo de la región. Esto hace que la preocupación por respetar el entorno se dé naturalmente, ya que, además, nadie mejor que un nativo para conocer cuáles son los posibles peligros ambientales de cada actividad.

Esto es importante no solamente para el cuidado del entorno natural, sino también para bregar por la seguridad de los viajeros. Todos los monitores deben estar preparados para realizar las actividades de modo responsable y profesional. Nadie mejor para salvaguardar la seguridad de los turistas, que aquellos que conocen las rutas, caminos, y senderos de la zona, así también como su fauna y su flora, con todos los posibles peligros que el desconocimiento de éstas puede conllevar.

El conocimiento del terreno y el respeto por el entorno se deben complementar con el acatamiento de todas las normativas legales de seguridad, especialmente en lo concerniente a seguros para los viajeros y el uso del equipamiento adecuada para cada actividad.