Las posibilidades dentro del turismo rural son inagotables. Especialmente en las zonas de montaña, son múltiples las actividades que se pueden realizar en todas las épocas del año y para todos los gustos.

Deportes y aventura

Miles de personas viajan todos los años desde los centros urbanos hasta las zonas más aisladas sólo para realizar algunos de sus deportes de montaña y aventura preferidos. La gran mayoría de estas actividades sólo pueden ser realizadas al aire libre y en las condiciones geográficas adecuadas.ksamil_tourism

Algunas de éstas incluyen deportes acuáticos como el piragüismo (ya sea en kayak o en canoa); típicos deportes de montaña como la tirolina, el rappel, la escalada o el salto bungee; el recorrido de largas distancias, ya sea en senderismo o a caballo; y otras actividades ideales para realizar al aire libre, como el paintball y el tiro con arco.

Todas estas actividades deben realizarse en acompañamiento de profesionales y respetando todas las medidas de seguridad.

Actividades culturales

Otra área que merece ser explorada dentro del turismo rural es la realización de diferentes actividades artísticas o científicas.

Dentro de las artísticas se destaca el aprendizaje de técnicas artesanales, especialmente las que son típicas en la región visitada. Esto suele incluir la cerámica, el tejido con telar, o las diferentes tradiciones culinarias relacionadas con la vida rural, como la preparación de pan, embutidos, o jaleas.

Dentro de las actividades de corte más científico se encuentran las diferentes formas de reconocimiento de terreno, la recolección de piedras en relación a la geología y la orografía de cada región, y por supuesto la observación de especies de flora y fauna autóctona. Una de las más populares es, sin duda, la observación de aves.

Actividades para niños

Todas estas actividades se pueden adaptar perfectamente al público infantil. Los niños son quienes más disfrutan de los juegos y pasatiempos al aire libre, en contacto directo con la naturaleza. Cuando esto se combina con un enfoque educativo y pedagógico, el turismo rural demuestra ser el ideal a la hora de elegir pensando en los más pequeños de la familia.